Solidaridad desde el cielo

Alas del Mundo es una asociación formada por un grupo de militares del Ala 31 del Ejército del Aire español. Estos militares fueron enviados a Kirguistán como apoyo de tropas en Afganistán. De esta manera, este grupo conoció a una española, Margarita Ledo, en aquellos momentos en este país y que les habló de las necesidades de los orfanatos en Kirguistán.

Ahí, empezó de manera oficiosa el trabajo de Alas del Mundo. Primero trabajando simplemente como grupo de personas, hasta que pasado un tiempo se constituyera como asociación para poder dirigirse a las empresas afincadas en España con el objeto de conseguir la ayuda y el material que nos pedían.

Alas del Mundo llevó a cabo distintas tareas, desde el reparto de alimentos, comida infantil, ropa, juguetes, electrodomésticos, construcciones varias…

En fin, Alas trataba, dentro de las limitadas posibilidades que tenía, satisfacer las necesidades y carencias que en los distintos orfanatos nos transmitían sus directores. Alas del Mundo cuenta con alrededor de 60 socios, los cuales aportan una cantidad de dinero para desarrollar sus cometidos. Desde el principio nuestra máxima ha sido destinar el 100% de sus ingresos a estas tareas, limitando el gasto de gestión al mínimo.

Todos sus integrantes han destinado su tiempo sin ningún tipo de retribución más que el afecto y cariño que les daban los niños en cada una de sus visitas, lo cual recompensaba sobre manera a todos.

Emblema del destacamento Mizar, parte del Ala 31 del Ejército del Aire destacado en Kirguistán

No había mejor manera de pagar que el ver por unos momentos sonreír a unos niños con carencias de todo tipo.

Como principal actuación en Kirguistán se podría destacar la rehabilitación completa del comedor de la Escuela Internado de Petrovka. Para obtener los fondos, se presento el proyecto en Aragón Radio, donde los oyentes votaron a favor de nuestro proyecto, obteniendo de esta manera una gran parte del dinero de la obra.

También en el orfanato de Belovoskoe se destinó bastante dinero y material en la reconstrucción del tendedor exterior, así como la instalación de lavadoras y secadoras. Todo esto era factible ya que los integrantes de Alas del Mundo son en su mayoría son mecánicos del C-130 Hércules, por lo que a posteriori se podían llevar tareas de mantenimiento y reparación.  Se organizaron carreras para comprar zapatillas con lo recaudado,…y una innumerable lista de actuaciones y visitas que se llevaban semanalmente.

En la actualidad, el contingente español ya no esta en Kirguistán, por lo que desde el momento en que se salió del país Alas del Mundo no ha podido seguir desarrollando labores allí. Para Alas del Mundo y sus integrantes siempre les quedara el recuerdo de los niños con los que departieron mucho de su tiempo libre en ese país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *