Objetivo cumplido

TEXTO DE SATURNINO VALLADARES, LECTOR MAEC-AECID EN SHIMKENT, KAZAJSTÁN

Para el curso académico 2010/2011, la AECID me concedió un lectorado de español en la Universidad Estatal del Sur de Kazajstán M. Auezov. Hoy en día, a pesar de llevar en este puesto únicamente tres meses, creo que mi experiencia personal refleja, en gran medida, la relación institucional que, en la actualidad, existe entre la referida universidad y la AECID.

Cuando me comunicaron que se me había asignado esta beca, me puse inmediatamente en contacto con la universidad y con la Embajada de Kazajstán en Madrid, pues, desde la AECID, me habían informado que los trámites para conseguir el visado eran, generalmente, muy lentos. Tanto es así, que en el curso 2009/2010, la Universidad Auézov no pudo ofrecer a sus estudiantes la asignatura de “Español como segunda lengua extranjera” por no haber conseguido el visado la persona a la que se le había concedido el lectorado. En Kazajstán, el curso académico comienza a primeros de septiembre y he sabido que el imposible lector estuvo tramitando su visado hasta mediados de noviembre, sin lograr, finalmente, disfrutar de la beca que se le había otorgado.

Prevenido, por lo tanto, agilicé el papeleo todo lo que estuvo en mi mano que, en verdad, fue bastante poco. Los e-mails que envié a la universidad no me fueron contestados hasta que comuniqué mi problema a la Embajada de España en Astaná y, desde allí, se pusieron directamente en contacto con el departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Auézov. En teoría, los documentos necesarios para obtener un visado de trabajo en Kazajstán deberían aportarse con facilidad, pues la Universidad debe enviarle al futuro lector únicamente una fotocopia del permiso de trabajo y una carta de invitación con un número oficial. No obstante, a petición de la universidad envié cuatro veces una copia de mi pasaporte, tres veces una copia de mi título académico (Licenciado en Filología Hispánica), dos copias de mi DNI, dos veces un certificado de mi último empleo en el que se detallaba las características del mismo y una nómina de mi último trabajo, traducida al inglés. Además recibí cinco cartas de invitación que no me aceptó la Embajada de Kazajstán en Madrid. Por fin, conseguí presentarme en la universidad el nueve de octubre de 2010, es decir, seis semanas después del inicio del curso.

Actualmente, la AECID y la Universidad Estatal del Sur de Kazajstán M. Auezov están estrechando sus relaciones institucionales, como constata el hallarse en fase de redacción un MEMORANDO DE ENTENDIMIENTO para la concesión de subvenciones y ayudas a Lectorados de español MAEC-AECID. Una vez que este documento se haya hecho público – lo que se desea lograr en los próximos meses –, el organismo español garantiza la presencia oficial de uno de sus lectores en la nombrada universidad y esta – esperemos – facilitará, entre otras cosas, los documentos necesarios para lograr el visado, la vivienda del futuro lector y un salario local.

Saturnino Valladares, en la Universidad Auezov, en Shimkent

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *