Nooruz: celebrando la primavera

Si os habéis interesado por saber qué es el sumolok, seguramente ya habréis empezado a saber algo sobre el Nooruz, ¿verdad?

Tanto si habéis oído algo sobre esta fiesta milenaria o no, que no cunda el pánico, que aquí estamos nosotros para resolveros esta cuestión.

Vamos a lo importante. ¿Qué es el Nooruz? Pues una fiesta. Empezamos bien, ¿verdad? 😉 Sí, es una festividad que, además, tiene más de 3.000 años de antigüedad, ahí donde la veis… Evidentemente, no hay pruebas de que el día tal del año tal comenzara a celebrarse este día (que ya veremos cuál es, tranquilos) en tal sitio determinado. Lo que sí está documentado es que en época del Imperio Aqueménida en la antigua Persia (550 AEC – 330 AEC) ya se celebraba, y parece que venía de antiguo.

Parece bastante probable que sus orígenes sean muy remotos, basados en creencias animistas, donde la importancia del sol, de la luna, y de los acontecimientos relacionados con la naturaleza eran la manera más importante (y más sagrada) de medir el paso del tiempo y de influir en la vida de las personas.

Algunos de los relieves de festividades religiosas aqueménidas podrían representar el Nooruz

Porque la característica fundamental de este fiesta, la que se repite allá donde se celebra, es que coincide con el equinoccio de primavera. Vamos, que se suele celebrar en torno al 21 de marzo cada año. Hay estudiosos que creen que, en la zona que después sería parte del Imperio Persa, había dos fiestas principales al año, una en este equinoccio de primavera, y otra en el de otoño, ambas muy relacionadas con los ciclos de las cosechas.

El pueblo iranio fue formándose culturalmente, en gran parte a través de las dos religiones más importantes e influyentes en ese momento histórico: el mitraísmo y el zoroastrismo. En la primera, ya desde el 1.500 AEC se adoraba a Mitra como el dios fundamental que aportó la luz y la vida al mundo a través del sacrificio de un toro mitológico. Como estas creencias surgieron en una época en la que parece que se estaban formando los conocimientos astrológicos en Babilonia, muchos estudiosos creen que estas creencias están relacionadas con la aparición del Sol en la constelación de Tauro durante el equinoccio de primavera de la época. En cualquier caso, parece claro que aquella civilización le daba mucha importancia a la importancia de la luz en esa época del año.

Mitra, con el sacrificio del toro mitológico, trae la luz y la vida al mundo

El zoroastrismo (también llamado mazdeísmo por el nombre de su dios principal, Ahura Mazda) fue, en realidad, una reformulación de ideas religiosas que llevó a cabo su profeta principal, Zoroastro. O eso se cree, porque no hay muchos datos sobre él, y en lugar de una persona, podían ser varias, o una escuela de pensamiento… En fin, lo importante es que estas nuevas creencias fueron muy populares durante toda la zona de Persia durante muchos años. Entre algunas de esas ideas, el zoroastrismo establecía una relación muy estrecha entre el hombre y la naturaleza; de hecho, era obligación del ser humano cuidar el agua, la tierra, el fuego y el aire de elementos maléficos que estarían constantemente intentando dañarlos. Una forma de ejercer esa protección era a través de festivales donde se intentaba favorecer a las fuerzas positivas, con Ahura Mazda a la cabeza. Y sí, lo habéis adivinado: una de esas festividades más importantes era el Nooruz.

Clásica representación de Ahura Mazda

Todo parece indicar que la misma palabra, Nowruz en persa, significaría, literalmente “nuevo día” (now, o nava en persa antiguo sería “nuevo” y ruz o roj sería “día”). Y parece también que llegó a tener un significado similar al de Año Nuevo para nosotros. Porque, entre todas las fiestas que se celebraban durante el año en la época Aqueménida, el Nooruz fue adquiriendo cada vez más importancia, llegando a convertirse en una ceremonia por la que los diferentes reyes que pertenecían al imperio reconocían al Rey de Reyes como supremo monarca de Babilonia, ya que se consideraba que el equinoccio de primavera era una fecha muy propicia para que los reyes persas recibieran ese reconocimiento.

A partir de entonces, el Nooruz no dejó de celebrarse; las dinastías arsácida y sasánida, de hecho, potenciaron la festividad. La llegada del Islam a la región, sobre el 650 CE, tampoco supuso su desaparición y se mantuvo como una celebración asociada a los gobernantes, y al inicio de un nuevo ciclo vital y de reinado. Autores tan famosos como Omar Khayam incluso dedicaron escritos al Nooruz, como su Nowruznama, donde describe los actos que tenían lugar ese día, y confirma que se consideraba como un inicio de año. Los reyes que siguieron no hicieron más que potenciar la importancia de la fiesta, como los de la dinastía búyida, que en el siglo X, la elevaron oficialmente a la más importante del año. Ni siquiera la conquista de los mongoles hizo que se dejara de celebrar el Nooruz.

En épocas más cercanas, Irán ha sido el único país que lo ha mantenido como fiesta oficial en todo momento, porque otras zonas donde se celebraba, como en Asia Central (Kirguistán incluido) no era considerada una festividad en el calendario, aunque mucha gente siguiera manteniendo la tradición en casa y en pequeñas comunidades. Después de la desaparición de la URSS, en la inmensa mayoría de estos países sí que ha vuelto a ser una fiesta oficial.

Shah Tahmasp I y Humayun celebrando el Nowruz. Palacio Chehel Sotoun, Isfahan, Irán

Actualmente, además de en Irán, Nooruz es día festivo en Afganistán, Irak, Irán, Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Albania, Azerbaiyán, Kosovo, Georgia, Tayikistán, Turkmenistán, y en la región de Bayán-Ölgii, en Mongolia. Además, hay zonas donde no es fiesta oficial, pero también se celebra, como en las regiones habitadas por kurdos, o los parsis y los iraníes en la India, por ejemplo. Por eso, ya os imaginaréis que a esta fiesta se la conoce por muchos nombres diferentes en distintos sitios: es Novruz en Azerbaiyán, Navrez para los tártaros de Crimea, Navruzi para los georgianos, Ebeltsan en idioma tabasaran del Caucaso, o Nooruz en Kirguistán.

También, lógicamente, hay variaciones en cómo se celebra, aunque, en realidad, los aspectos más importantes son comunes en todas las culturas y países.

Celebraciones de Nooruz en Uzbekistán

¿Y cómo se celebra Nooruz en Kirguistán? Pues a lo grande… 

Realmente merece la pena estar por esas fechas allí; en primer lugar, porque normalmente el tiempo suele ser bastante agradable. El duro invierno ha pasado y los grandes calores del verano no han llegado, así que suele ser muy buena época para conocer el país. 

Además, Nooruz sigue siendo una fiesta tan popular que participa prácticamente todo el mundo. Todas las ciudades y pueblos tienen muchas actividades en las que participar o a las que acudir, como espectáculos en la calle, juegos tradicionales (en los que no faltarán los ecuestres), o comidas multitudinarias en las se involucra muchísima gente. 

Porque a la gente en Kirguistán le gusta comer. Y Nooruz es un momento que se presta a ello… Ya deberíais saber que uno de los elementos principales del Nooruz es el sumolok, que es una comida (si no lo sabéis todavía, os lo ponemos fácil: podéis enteraros aquí).  

No se concibe un Nooruz sin sumolok en Kirguistán

También se mantienen muchas tradiciones relacionadas con la comida y que están destinadas a asegurar buenas cosechas para la nueva estación que comienza. Por ejemplo, en algunos sitios, la noche anterior a Nooruz, se llenan recipientes con agua, leche y cereales, y se mantienen así mientras duran las festividades. 

Ese sentido de cambio, de inicio de una nueva etapa también se destaca por la tradición de hacer una limpieza a fondo de las casas, o la de pagar las deudas que se tengan, para así empezar un período nuevo renovados. 

Celebraciones de Nooruz en Bishkek

En definitiva, se puede afirmar que el Nooruz es una de las fiestas más antiguas que se siguen celebrando hoy en día. Y que, allí donde se festeja, mantiene un significado de renovación, de renacimiento, y de intentar ser mejores en todo lo que hagamos. 

Por eso es una de las fiestas que más nos gusta, y con este pequeño artículo esperamos que os haya interesado también a vosotros. 

¡Que la nueva luz de la primavera os ilumine! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *