Misión especial para Asia Central

Fernando de la Serna Inciarte es actualmente el Embajador en Misión Especial para Asia Central del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español, un cargo creado hace unos años con la intención de obtener un mayor conocimiento de la realidad de estos países. En esta entrevista, el Embajador de la Serna nos aclara algunos puntos de esta misión.

Estimado Embajador de la Serna, tradicionalmente, las relaciones entre Asia Central y España no han sido significativas pero, en los últimos años, hemos asistido a una mayor implicación española en la región. ¿Cree usted que este hecho es una tendencia puntual o que la intensificación de las relaciones es un proceso irreversible?

Es nuestro deseo el que se trate de un proceso irreversible. Asia Central tiene un rico pasado, al que ya estuvieron asociados algunos españoles (recordemos la Embajada de Ruy González de Clavijo en el siglo XV), pero un aun mas rico futuro, debido a su posición estratégica y a sus abundantes recursos naturales, especialmente energéticos.

El valor geoestratégico de la región para la comunidad internacional se ha visto reforzado tras el 11-S, debido a las facilidades que vienen prestando varios países centro-asiáticos para el apoyo logístico a los contingentes aliados en Afganistán, que son muy necesarias en materia de sobrevuelos y escalas, y a su ayuda en la lucha contra el terrorismo yihadista y el narcotráfico. 

Asia Central se ha mostrado como una región estratégica en varios aspectos, ¿podría señalar cuáles pueden ser los principales intereses españoles en la zona?

Teniendo en cuenta el prometedor porvenir de Asia Central (que en el caso de Kazajstán, por ejemplo, es ya un próspero presente), debe ser del interés de las empresas españolas el promocionarse activamente en esta región, donde ya están actuando muchas empresas europeas, y así lograr participar en el acelerado proceso de equipamiento que está en curso en los distintos países.

Por otro lado, a pesar de las grandes oportunidades que ofrece el espacio centroasiático, esta región presenta aún muchas incertidumbres y desafíos respecto a sus desarrollos políticos, económicos y sociales. ¿Qué valores cree que puede aportar España para que estos procesos se desarrollen en beneficio de los habitantes de la región?

España es un país avanzado en su desarrollo político, económico y social, por lo que sirve de ejemplo en estos tres campos para los países de Asia Central, interesados todos ellos en una progresiva vinculación con la Unión Europea (UE), que pasa por alcanzar mayores grados de liberalización en todos ellos y, con carácter prioritario, en el área de los Derechos Humanos.

Fernando de la Serna Inciarte, Embajador en Misión Especial para Asia Central

Lamentablemente, en los últimos meses hemos sido testigos de cómo diversos factores socioeconómicos han desembocado en un grave conflicto violento en Kirguistán. ¿Sabe si ha participado España de forma activa en algún intento de resolución del mismo y, si lo ha hecho, podría explicar de qué manera?

España ha mostrado, a través de su pertenencia a la UE y a la OSCE, su apoyo al proceso de democratización de Kirguistán, quizás el más avanzado de la región, contra el que fuerzas inmovilistas han atizado conflictos inter-étnicos que tienen su origen en circunstancias anteriores a la independencia de ese país. Las elecciones parlamentarias del pasado 10 de octubre, y la constitución el 17 de Diciembre de un Gobierno de acuerdo con los resultados electorales,  son, a pesar de algunas deficiencias todavía, pasos adelante importantes, que deben tener el apoyo de la comunidad internacional.

Una de las lagunas en el flujo de relaciones entre España y Asia Central es la de las representaciones diplomáticas mutuas. A pesar de que el cargo de Embajador en Misión Especial que usted desempeña ha venido a llenar parte de ese hueco, las gestiones consulares, por ejemplo, siguen siendo uno de los problemas de los ciudadanos centroasiáticos en España y de los españoles en Asia Central. ¿Cree usted que existen perspectivas de que se incrementen las representaciones diplomáticas mutuas a corto o medio plazo?

España tiene ya establecida una Embajada residente en Astaná, y tanto Kazajstán como Uzbekistán han abierto Misiones en Madrid. Dadas las medidas de austeridad en el gasto público decididas por nuestro Gobierno a la vista de la crisis económica internacional, es difícil contemplar la apertura a corto plazo de nuevas Representaciones diplomáticas españolas en la región. Por otra parte, falta que Turkmenistán, Tayikistán y Kirguistán acrediten Embajadores no residentes ante nuestro Gobierno, cosa que les estamos animando a hacer, ya que España tiene acreditados Embajadores en todos estos países, residentes bien en Moscú o bien en Astaná.

En este sentido, ¿podría señalar en qué punto se encuentran los contactos institucionales entre ambas partes ?

Ha habido ya contactos al más alto nivel, especialmente con Kazajstán, que visitaron oficialmente SSMM los Reyes en 2007. Confiamos en que estos contactos se vayan extendiendo a otros países de la región, empezando por Uzbekistán y siguiendo, quizás, por Turkmenistán, hasta incluir a todos los Estados centro-asiáticos.

A pesar de esos problemas derivados de la tradicional lejanía, tanto las comunidades centroasiáticas en España como las españolas en Asia Central, aunque modestas, han mostrado su interés en interactuar y dar a conocer sus expresiones culturales mutuas en varias ocasiones. ¿Existe en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación algunos planes que fomenten este tipo de contactos y relaciones?

La Casa Asia, cuya sede principal está, como Vdes. bien saben, en Barcelona (ciudad a través de la que se canalizó buena parte de la relación moderna de España con Oriente), y en la que participa este Ministerio, es el instrumento primordial para la interacción cultural ente nuestro país y los centro-asiáticos, y no tengo mas que elogios para su labor.

 

El cargo de Embajador en Misión Especial existe desde hace varios años en la estructura de nuestro servicio diplomático; ¿podría explicarnos en qué consiste su trabajo y cuáles son sus funciones principales respecto a la región de Asia Central?

En efecto, he tenido muy competentes predecesores, de los que todavía estoy aprendiendo. Nuestra función, creo, es la de estudiar a fondo la situación de la región, y proponer a nuestros superiores la política a seguir por parte de España con los países de Asia Central, tratando asimismo de coordinar nuestra acción en los distintos ámbitos posibles, no sólo el político, sino también el económico (cada vez mas importante, como ya he recordado), el cultural, el consular, etc.

Finalmente, me gustaría darle las gracias por haber cedido parte de su tiempo para el primer número de esta revista y desearle que llegue a amar Asia Central, una región que realmente merece la pena conocer.

La amo ya, y espero conocerla. A mi vez les agradezco que se hayan interesado por mi opinión, y les deseo mucha suerte con su revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *