Los uigures

TEXTO DE SULAIMÁN AISAITI, ESCUELA DE HUMANIDADES DE XINJIANG

Situación geográfica de Xinjiang

Los uigures viven, fundamentalmente, en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, localizada en la frontera noroeste de China. Antiguamente, se conoció a la región con varios nombres, como Turkestán Oriental, Turkestán Chino o Asia Central China (también ha tenido otros muchos nombres en otras épocas, como la Tartaria China, Alta Tartaria, Chagatay Oriental, Mogulistán, Kashgaria, Serindia, etc.) En China se le ha llamado Xinjiang, que significa literalmente “nueva frontera” o “nuevo dominio”, desde 1884. Desde 1995, ostenta el título oficial de Región Autónoma.

Xinjiang ostenta la distinción de ser la región administrativa más grande de toda China, ocupando 1/6 de su territorio total o, lo que es lo mismo, 1.646.800 km2. En un sentido geográfico, Xinjiang puede ser considerado como un territorio periférico y una de las zonas más aisladas de la región. A pesar de ser un 1/6 de China, su población no alcanza ni el 1/60 del país. Antiguamente era un lugar de paso muy importante de la Ruta de la Seda. Xinjiang tiene una frontera de 5.600 km con ocho países (Mongolia al noreste, Rusia al norte, Kazajstán en el noroeste, Kirguistán, Tayikistán y Afganistán en el oeste, Pakistán y la India al suroeste, Tíbet al sureste y las provincias chinas de Gansu y Qinghai al este).

La región se encuentra dividida en dos grandes partes por las montañas Tian Shan (también llamadas Tengri Tagh); al norte se encuentra la meseta de Jungaria y al sur la de Tarim. Estas dos mesetas juntas cubren una zona aproximadamente del mismo tamaño que toda Europa Occidental; la meseta de Tarim cubre alrededor del 45% de todo el territorio de Xinjiang, incluyendo el gran mar de arena del desierto de Taklamakán, que él mismo ya ocupa 370.000 km.

Hay dos sub-regiones que son importantes para la historia de Xinjiang. La primera es el valle del rio Ili al oeste, el área más fértil de toda la región. La segunda es la depresión de Turfán-Qomul; es uno de los lugares habituados situados a menor nivel en relación al mar (en realidad, por debajo de ese nivel) de todo el mundo.

Urumchí es la capital de Xinjiang, con una población de aproximadamente 2 millones de personas. Está situada en el lado norte de las montañas Tian-Shan, y está situada en pleno corazón de Eurasia, equidistante de los tres océanos, siendo la ciudad más alejada de cualquier mar de todo el mundo.

La distribución actual de los uigures

Según el censo oficial del gobierno chino de 2006, Xinjiang tiene una población de 20,39 millones de personas, incluyendo 11,69 millones que pertenecen a minorías étnicas (excluyendo a los Han). Del conjunto, los uigures constituyen el 45,94% de la población. En 1941, los uigures componían el 80% de la población total de Xinjiang; en 1953 la cifra descendió al 75%, en 1982 al 51%; es el resultado de la política de migraciones masivas impuestas desde los años 50.

Aparte de los uigures que residen en Xinjiang, hay minorías significativas de ellos en Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán, Pakistán, Turquía, Australia y varios países árabes.

Sobre el nombre “uigur”

Tan temprano como principios de este siglo, los uigures eran nombrados de diversas maneras: Turkis, Turkis Orientales, Mahometanos, Kashgarís… Los chinos les llamaban Hui-hui, Huimin (literalmente, musulmán), Chantou (literalmente, cabeza con turbante), mientras que los pueblos de tradición nómada (como kazajos o kirguises) les denominaban sartos (haciendo referencia a su carácter de sedentarios).

Abulghazi Bahadirkhan, rey del Kanato de Jiva en el s. XVII, fue el primero que interpretó el nombre “uigur” en su famoso libro  Shäjärä’i Türk, señaló el significado de la palabra como “unión, alianza, coalición”. Desde el siglo XVI hasta principios del XX, el nombre “uigur” había virtualmente desaparecido. La propia población que residía en los oasis de la región se identificaban a si mismos en base a su religión (musulmanes), a su ciudad de origen (por ejemplo, Qäshqärliq como alguien de Kashgar)…

Niñas de etnia uigur en el mercado dominical de Khotán.
Fotografía de Colegota.

A principios del siglo XX algunos personajes ilustrados empezaron a usar el nombre uigur como una especie de pseudónimo. Näzärkhoja Abdusämät (1887-1952), un activo intelectual y escritor nacionalista usaba el término “Uyğur balisi” (hijo de uigures) para firmar sus obras; fue uno de los primeros en usar la palabra en su sentido étnico. Otra figura importante, de la misma época, fue Abdukhaliq Uyğur (1901-1933), poeta que añadió el término a su propio nombre siguiendo los pasos de Zazarkhoja, expresando siempre en sus poemas sus fuertes posturas nacionalistas.

El 21 de junio de 1921 una asamblea de delegados soviéticos en Tashkent decidió adoptar la denominación histórica de uigur para nombrar a los emigrados del Xinjiang chino que vivían y trabajan en el Asia Central soviética. En ese mismo encuentro, los delegados uigures, dirigidos por Abdulá Rozibaqiyev, solicitaron eliminar las diferentes denominaciones locales y que se usara el nombre uigur como el de la identificación nacional. El gobierno soviético adoptó esta medida  ya en el censo de 1926 el término uigur aparece junto al resto de nacionalidades de Asia Central. Así como los uzbekos, turkmenos o kazajos existían como denominaciones de pueblos dentro del sistema soviético de nacionalidades, era inevitable que pueblos similares exigieran que se les llamara uigures aunque no vivieran dentro de las fronteras del estado soviético.

Bajo la influencia soviética, las autoridades provinciales de Xinjiang comenzaron a usar ese término para referirse a las poblaciones sedentarias de los oasis de la región. Rudelson (1988), tal y como cita Gladney (1990:2), afirma que fue el diplomático soviético Garegin Apresov (que más tarde sería Cónsul General en Urumchí), invitado a Xinjiang en 1933, quien habría apoyado claramente el uso del término uigur para referirse a esas poblaciones. La denominación fue finalmente aprobada oficialmente por el gobierno provincial de Xinjiang en 1934. Desde entonces, el nombre se ha consolidado, pronunciado en chino “Weiwuer” (維吾爾)descartándose los de “Chantou”(纏頭)o “Chanhui” (纏回). De esta manera, el término uigur se ha consolidado internacionalmente como el término correcto para identificar a los habitantes sedentarios de los oasis de Xinjiang.

Breve historia del pueblo uigur

Los uigures han disfrutado de una historia muy interesante. El primer Kanato Uigur fue fundado en el año 744, localizado en territorios del norte de la actual Mongolia, en el Karakorum. Heredaron los terrenos y la cultura nómada del anterior Imperio Turko (552-744). En ese tiempo, la dinastía Tang empezaba a declinar y el pueblo uigur pudo expandirse más fácilmente hacia el oeste, hasta el valle de Fergana. También los territorios al norte de las montañas Tian Shan fueron incorporados al Kanato.

A mediados del siglo IX el poder uigur empezó a debilitarse debido a intrigas palaciegas y varios desastres naturales consecutivos. En el año 840, el Kanato uigur fue atacado por el pueblo kirguís y, derrotado, tuvo que emigrar en diferentes direcciones. La mayoría de ellos se instalaron en las fronteras norte de China y jamás volvieron a regresar a las estepas.

En territorios más occidentales, los uigures emigrados fundaron tres kanatos. En la actual provincia China de Gansu establecieron el Kanato de Ganzhou en el año 850 aunque nunca llegó a ser importante y terminó siendo engullido por los tangutos.

Máxima expansión del Kanato Uygur y pueblos de la región

Como se ha señalado, la mayor parte del pueblo uigur se trasladó hasta el actual Xinjiang, donde se unieron a los habitantes locales que ya vivían allí, estableciéndose principalmente en la meseta de Turfán-Qomul. El nuevo estado que surgió en la zona se denominó Reino de Qocho (866-1250). Turfán era su capital, conocida por su armonía entre los practicantes de diferentes religiones; el budismo era predominante, pero también había muchos seguidores del maniqueísmo y del cristianismo nestoriano. Desde este núcleo, el reino se expandió por grandes territorios de la meseta de Tarim, existiendo hasta el momento de las conquistas mongolas, a mediados del siglo XII. Incluso después de la destrucción que supusieron estas invasiones para los uigures, este núcleo siguió conservando su importancia como nexo entre el oeste y el este, por ejemplo, en la expansión del budismo hacia China.

Extensión del Reino Qocho alrededor del año 1.000, con el Kanato Karakánida al oeste

El tercer kanato que surgió se estableció en la parte sur de la meseta de Tarim con Kashgar como su centro principal, y fue llamado Kanato Karakánida. Existió desde el año 870 hasta 1212. Satuq Bughra Khan fue el primer monarca que se convirtió al islam, en 957. Tras este paso, Kashgar se convirtió en uno de los principales puntos de expansión islámica hacia el este. Fue en este momento cuando se desarrolló una cultura uiugur-turquica islamizada, que difería bastante de la cultura budista del reino de Qocho. Sin embargo, no sería hasta finales del siglo XVI y principios del XVII cuando la región se islamizo completamente.

A principios del siglo XII, los mongoles, bajo las órdenes de Genghis Khan conquistaron la totalidad del territorio de Xinjiang, que estuvo bajo el dominio mongol de 1227 a 1260. Después, hasta 1347, la región fue gobernada por la rama Chagatay de la dinastía gengiskánida. Tanto el kanato de Turfán como el de Kashgar fueron paulatinamente fundiéndose bajo este dominio.

En 1347, el kanato Chagatay se rompió en una serie de reinos menores entre los que Xinjiang contaba con varias de las ciudades-oasis más importantes. En 1514, Sultan Said Kahn, descendiente de Tamerlán, estableció un nuevo gobierno en la meseta de Tarim. Se llamó el kanato de Yarkand. Este estado desapareció en 1658 debido a que el líder religioso Apaq Khoja se alió con el pueblo kalmuko.

En 1759, la dinastía china Qing conquisto la región por primera vez. Después de eso, y tras un breve periodo independiente, la parte más oriental de Asia Central permaneció siempre bajo dominio chino. Sin embargo, los levantamientos uigures fueron frecuentes, especialmente durante el siglo XIX. En 1864, un hombre originario del sur de Xinjiang, del Kanato de Kokand, consiguió controlar todo el sur de la región. Su nombre era Yakub Beg, aunque desde entonces fue conocido como Ataliq Ghazi (guerrero guardián) o Badaulet (el bendecido). No obstante, Yakub Beg y su reino fueron conquistados en 1877 y la región volvió a estar de nuevo bajo control directo de la dinastía Qing. Desde 1884, se convirtió oficialmente en el “nuevo dominio”, Xinjiang.

En 1931, de nuevo, un levantamiento dirigido por Khoja Niyaz Haji, y de marcado carácter religioso, consiguió crear la república islámica de Turkestán Oriental (1933-1934), con capital en Kashgar, aunque la experiencia fue rápidamente sofocada por el poder de los señores de la guerra chinos con el apoyo militar del Ejército Rojo.

En septiembre de 1944 otra gran revuelta estallo en el valle del rio Ili. Los uigures, junto a otros pueblos túrquicos, lucharon contra el Gomindang (KMT). A finales de 1945 controlaban con éxito tres distritos de la región (Ili, Altay y Tarbaghatay) y establecieron la republica del Turkestán Oriental bajo la influencia soviética. Este estado existió hasta su incorporación a la República Popular China en 1949.

En 1955, el gobierno de Pekín concedió a los uigures un status de autonomía bajo el nombre de Región Autónoma Uigur de Xinjiang, o, en lenguaje uigur Šinjang Uyğur Aptonom Rayoni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *